Monasterio de San Jerónimo de Valparaíso
Monasterio de San Jerónimo de Valparaíso

En plena sierra cordobesa y muy cerquita de la ciudad palatina de Medina Azahara tenemos un edificio del siglo XV, el Real Monasterio de San Jerónimo de Valparaíso, declarado Bien de Interés Cultural en 1980.

Se trata de una enorme edificación gótica que, gracias a las sucesivas intervenciones que se han realizado en ella, cuenta también con elementos renacentistas y barrocos de gran belleza.

Su fachada, repleta de balcones, ventanas y elementos decorativos como el medallón de mármol blanco con relieve de San Jerónimo ubicado en el centro de la portada, es impresionante y no deja indiferente a ningún visitante. Su patio principal es una maravilla con pórtico, columnas dóricas, bóvedas góticas y algunas capillas.

Para hablar de su origen debemos retroceder hasta finales del siglo XIV, cuando algunos miembros de la Iglesia deciden buscar y volver al cristianismo pobre, sin estar rodeados de lujos. La única manera que tenían de hacerlo, ya fuera solos o en comunidad, era alejándose de la ciudad, retirándose al campo donde poder empezar una vida de contemplación, volcados en la oración y en el contacto con Dios, surgiendo así la orden de San Jerónimo.

Ya en el siglo XV, Fray Vasco, originario de Portugal pero procedente de Italia, llegó a Córdoba buscando el permiso y el lugar para construir un nuevo cenobio para la recién creada orden de San Jerónimo que, hasta el momento, no tenía representación en España. Las autoridades religiosas lo pusieron en contacto con la noble Inés de Pontevedra y Diego Fernández de Córdoba, su marido, que cedieron el lugar para la construcción del nuevo edificio. Un lugar apartado en plena Sierra Morena, muy cercano a Córdoba la Vieja (lugar en el que se ubicaba la antigua ciudad de Medina Azahara). Tras varias donaciones tanto de alimentos como de casas y terrenos para que los monjes pudieran mantenerse, Fray Vasco se convirtió en el prior del monasterio levantado en las tierras conocidas como Valparaíso.

En principio se trataba de un lugar sobrio y pobre que se inauguró en 1408, sin embargo, con el paso del tiempo y como consecuencia de la devoción de los cordobeses, hubo grandes donaciones que convirtieron el humilde monasterio en una espectacular joya arquitectónica, de unas dimensiones mucho más grandes.

Este monasterio de San Jerónimo de Valparaíso contó con el favor de varios Trastámara, entre ellos Isabel la Católica que, por su categoría de reina, fue la única mujer que pudo acceder y rezar en el monasterio, ya que solo podían entrar en él hombres. Con todas estas donaciones, a finales del siglo XV ya se podía ver todo lo que vemos hoy en día: una iglesia de mayor tamaño, sala capitular, claustro, refectorio, las habitaciones de los monjes, cocina, etc…

Como os conté al principio de este post, este monasterio fue fundado en el siglo XV y es considerado la primera obra del gótico cordobés, funcionando como monasterio hasta la desamortización de 1835. Tras esto, el Ayuntamiento intentó instalar en el lugar un hospital para dementes, pero finalmente, en 1871, fue vendido y después revendido a los marqueses del Mérito, quienes se han encargado desde entonces de realizar magníficas labores de conservación y restauración durante generaciones, por eso hoy se encuentra en perfecto estado.

Como curiosidad os cuento que, según la tradición, este monasterio fue construido con piedras de Medina Azahara ya que, tras el declive de la ciudad, esta pasó por varias fases de destrucción como el expolio y su uso como cantera para nuevos edificios de Córdoba, como es el caso del Monasterio de San Jerónimo o las Caballerizas Reales de la ciudad. La realidad es que no se sabe a ciencia cierta si se emplearon en su construcción materiales de la desaparecida ciudad islámica pero quizás sea una pista que, en el patio del monasterio, se encuentra un cervatillo que sabemos procede de la citada ciudad, por lo que con esto y la cercanía del conjunto arqueológico no es de extrañar que así fuese.

Y ahora te preguntarás ¿Cómo puedo visitarlo? Por desgracia este espectacular edificio solo se puede visitar determinados días al año mediante reserva previa que debe hacerse aquí. Suele ser en otoño y si estás interesado debes estar pendiente, las plazas son limitadas y ¡vuelan! (Actualmente está abierta la inscripción para la visita guiada al monumento en fines de semana del 25 de septiembre al 11 de diciembre de 2021).

Espero que te haya gustado este post y te haya servido para conocer un poquito más de la historia y el patrimonio de Córdoba. Si necesitas más información o tienes alguna duda o apunte escríbeme a mi correo y estaré encantada de leerte y contestarte.

Y recuerda, si te ha gustado el post, compártelo. ¡Muchas gracias!

¡Saludos!

Autor/a: Alba Mª Pino Molina

Compartir en: